“Vayan”: hacer discípulos, bautizar y enseñar los mandamientos del Señor

*

Imagen Referencial

En la terminal de colectivos es importante que los autobuses tengan un letrero que indique la destinación – Saltos del Guairâ, Asunción, São Paulo, Buenos Aires, etc. ¿Qué letrero debemos poner al vehículo de la Iglesia? Esta pregunta equivale a cuestionarnos sobre la finalidad de la Iglesia.

Podemos imaginarnos que la barca de San Pedro, cuando él ya era pescador de hombres, indicaba como meta “el otro lado del lago Genesaret”, “un lugar tranquilo” o “alta mar”. De todos modos, el vehículo iba a donde Jesús lo indicaba.

Lo siguiente son las indicaciones de Jesús Resucitado en el final del evangelio de San Mateo (28, 19-20): “Dios me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan discípulos a todos los pueblos: bautícenlos en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he mandado.”

“Vayan”, nos manda. ¿Y hacia dónde? Hacia “todos los pueblos”. O sea, el viaje nos sacará de lo acostumbrado y nos llevará lejos, a lugares desconocidos. La Iglesia como tal existe esencialmente para salir fuera e ir incluso hasta los más lejanos. Una vez llegada a su destinación, tiene el encargo de ocuparse de tres cosas: hacer discípulos, bautizar y enseñar a cumplir los mandamientos del Señor.

¿Estoy listo para tal viaje? Si todavía no es así, pidamos a los que ya se preparan a viajar que lo más rápido posible nos hagan discípulos, nos den los sacramentos de vida y nos enseñen cómo vivir cristianamente. Después ya podremos subir juntos a este vehículo que es la Iglesia y que tiene como destinación “todos los pueblos”.

Mons. Guillermo Steckling

Autor Mons. Guillermo Steckling

Monseñor Steckling es obispo de la Diócesis de Ciudad del Este desde el año 2014. Nació el 23 de abril d 1947, en Verl (Alemania) y fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1974. Fue Consultor de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Antes de su nombramiento como obispo se desempeñaba como rector del Seminario Mayor de los misioneros Oblatos de María Inmaculada, en Asunción. Desde 1998 hasta 2010 fue superior general de los Misioneros Oblatos, en Roma. Actualmente es el Responsable de la Catequesis y de la Animación Bíblica de la Pastoral en Paraguay. Fue ordenado obispo el 21 de diciembre de 2014, en la Catedral San Blas de Ciudad del Este.