Practicar la abstinencia y ayuno es una Catequesis continua

*

Foto referencial

Domingo 04 de Marzo 2018

Sólo los seres humanos podemos distinguir entre los diferentes días de la semana, los animales no tienen esa capacidad. Varios de estos días tienen un significado marcadamente cristiano aunque se celebren en partes del mundo donde Cristo no es conocido. El domingo se convirtió en feriado por ser el día de la resurrección de Jesús, el sábado es el día en que Dios descansó de sus obras, el viernes nos recuerda aquel viernes santo.

Si destacamos en nuestra vida diaria algunos de estos días nos podemos fortalecer en la fe y pasar por una catequesis continua. Un ejemplo son los viernes de cuaresma. La Iglesia nos pide abstinencia de comidas con carne en estos viernes, y el viernes santo, además, el ayuno. Esto significa varias cosas. Estamos de luto porque seres humanos como nosotros en un momento crucificaron a Jesús, el Cristo. Queremos convertirnos de nuestros excesos y por eso practicamos abstinencia y ayuno. El viernes ya miramos hacia el domingo, día del triunfo sobre la muerte.

Lo importante sería que, además de observar ciertas prácticas, demos un sentido cada vez más profundo a días como los viernes de cuaresma. Así entraremos en los misterios de la muerte y resurrección. El misterio pascual nos librará de la desesperación ante el sufrimiento y la muerte. Fue un viernes que Cristo entregó su vida en manos del Padre para salvarnos, y sabemos que a este viernes le seguirá el domingo, día del triunfo del Señor.

Mons. Guillermo Steckling

Autor Mons. Guillermo Steckling

Monseñor Steckling es obispo de la Diócesis de Ciudad del Este desde el año 2014. Nació el 23 de abril d 1947, en Verl (Alemania) y fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1974. Fue Consultor de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Antes de su nombramiento como obispo se desempeñaba como rector del Seminario Mayor de los misioneros Oblatos de María Inmaculada, en Asunción. Desde 1998 hasta 2010 fue superior general de los Misioneros Oblatos, en Roma. Actualmente es el Responsable de la Catequesis y de la Animación Bíblica de la Pastoral en Paraguay. Fue ordenado obispo el 21 de diciembre de 2014, en la Catedral San Blas de Ciudad del Este.