Para sobrevivir como cristianos, hay que ganar la batalla ideológica

*

Foto referencial

Domingo 22 de Octubre 2017

Una ideología es en el mejor de los casos el fruto del así llamado pensamiento débil. El mundo resulta ser muy complejo y nos sentimos más cómodos si encontramos una explicación simple y máximas simples para actuar. El comunismo va a decir que la pobreza sólo viene de la opresión y que hay que promover la lucha de clases, el capitalismo va a afirmar que la fuerza del mercado nos llevará a un futuro mejor, etc. Las explicaciones ideológicas siempre son simplistas, las normas de actuar demasiado claras, y se pretende saber  de entrada quienes son los buenos y los malos. Los hermanos de las ideologías son el fanatismo y el sectarismo y sus padres la comodidad, el miedo y la ignorancia.

En el peor de los casos la ideología es un instrumento manejado astutamente para dominar el mundo.  Decimos a la gente qué pensar y cómo actuar, y les prometemos la felicidad o la tranquilidad, y así nos siguen. En este caso las ideologías se vuelven a menudo irracionales y hasta ridículos pero resultan ser muy poderosos. Por ejemplo, ¿no estará detrás de la ideología del género el objetivo de disminuir la población?

La ideología no se puede difundir sin propaganda consciente y fuerte. Sólo lo que se maneja en los medios nos parece importante, lo que no se menciona ahí no existe.

¿Y cuál es la defensa contra estos sistemas de pensamiento que nos “alquilan la cabeza”? Es el recurso al Único Ser que comprende toda la complejidad del mundo porque es su Creador y lo sigue creando. Dice el Eclesiastés (3:11):  ”Él, en el momento preciso, todo lo hizo hermoso; puso además en la mente humana la idea de lo infinito, aun cuando el hombre no alcanza a comprender en toda su amplitud lo que Dios ha hecho y lo que hará”.

La oración silenciosa, la escucha de la palabra divina, el ejemplo de los santos hacen caer los sistemas ideológicos. La verdad está en una persona, la persona de Jesús quien dijo “yo soy la verdad” (Jn 14:6); esta verdad nos hará libres (cf. Jn 8:31) y no la seudo-verdad ideológica. Si queremos sobrevivir como cristianos y llevar una vida santa, caracterizada por la pureza y la entrega generosa, lo primero que debemos ganar es la batalla ideológica.

Mons. Guillermo Steckling

Autor Mons. Guillermo Steckling

Monseñor Steckling es obispo de la Diócesis de Ciudad del Este desde el año 2014. Nació el 23 de abril d 1947, en Verl (Alemania) y fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1974. Fue Consultor de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Antes de su nombramiento como obispo se desempeñaba como rector del Seminario Mayor de los misioneros Oblatos de María Inmaculada, en Asunción. Desde 1998 hasta 2010 fue superior general de los Misioneros Oblatos, en Roma. Actualmente es el Responsable de la Catequesis y de la Animación Bíblica de la Pastoral en Paraguay. Fue ordenado obispo el 21 de diciembre de 2014, en la Catedral San Blas de Ciudad del Este.