Obispo en Vigilia Pascual: Dejémonos sorprender por este Cristo vivo

115
0
*

Mons. Steckling en Vigilia Pascual 2018

Ciudad del Este 31 de Marzo, 23:10 hs (SIC).- Monseñor Guillermo Steckling presidió la Vigilia Pascual en la Catedral de Ciudad del Este y dijo que Jesús no está entre los muertos, no hay que buscarlo ahí y exhortó a dejarnos sorprender por este Cristo vivo.

En su homilía el obispo expresó que “Cristo vive, ha resucitado, ha superado la cruz, pero lo más importante es que ha borrado nuestro pecado”; y recordó que “nuestro corazón busca al Señor, pero a veces buscamos en lugares equivocados y no lo hallamos, hoy es importante que lo busquemos en nuestra propia Galilea, ahí donde comenzó nuestra historia con él”, manifestó.

Vigilia Pascual en la Catedral de Ciudad del Este. Preside Mons. Guillermo Steckling.

Posted by SIC Prensa on Saturday, March 31, 2018

 

Aquí el texto de la homilía completa.

Hemos llegado a la Pascua de Jesús, y antes en nuestra vigilia hemos recorrido simbólicamente toda la historia de la humanidad, desde el paraíso por la historia del pueblo de Israel hasta este momento que hoy estamos celebrando: la Pascua de Resurrección de Jesucristo.

¡Cristo vive, ha resucitado, ha superado la cruz y, más importante para nosotros, ha borrado nuestro pecado! ¿Dónde podemos encontrarnos con Cristo viviente? ¿Dónde ubicar a Jesús hoy, en el tercer día?

Nuestro corazón lo busca en muchas partes porque él tenía palabras de vida eterna, él pasaba haciendo del bien. ¿Dónde encontrarlo?

A las tres mujeres, aquella madrugada un ángel dijo: Ustedes buscan a Jesús de Nazaret, el Crucificado. Ha resucitado, no está aquí. No está aquí… También nosotros tal vez buscamos a Jesús donde él NO está.

Entre los personajes históricos – pero Jesús viviente no está ahí. En el cementerio, el jardín de los muertos – y él no está. Miren el lugar [- vacío – ] donde lo había puesto. ¿Por qué no está? Porque vive, y el que vive se mueve y actúa. No está aquí…  pero el ángel indica también dónde Jesús se puede encontrar; Él irá antes que ustedes a Galilea; allí lo verán, como él se lo había dicho.» Galilea: es de donde han venido en peregrinación a Jerusalén, en varios días de marcha a pie. Es el lugar donde comenzó todo, cada pueblo tiene algún recuerdo de la visita del maestro, y hay gente curada por él.

Es también el lugar de la vida cotidiana, del trabajo. Ahí Pedro y Andrés, Santiago y Juan pueden volver a trabajar en la pesca para ganarse su pan. Jesús tiene la libertad de hacerse ver en muchas partes, incluso en Jerusalén aparece resucitado, pero promete expresamente que lo van a ver en Galilea. Vayan, allí nos veremos.

¿Y cuál es la reacción a esta invitación? Miedo. Ya antes de dar la gran noticia el ángel tiene que decir a las mujeres sorprendidas… “No teman”. Tanto miedo tienen que no comunican la orden expresa de Jesús a los discípulos y a Pedro: no dijeron nada a nadie, porque tenían miedo.

Y nosotros, ¿dónde encontraremos a Cristo vivo? Es cierto que nos puede sorprender en cualquier momento y en todas partes; hay que estar preparado a eso. Pero la indicación expresa es: vayan a Galilea, allí lo verán.  – ya nos va a estar esperando.

¿Y qué significa Galilea para nosotros?

Significa nuestras experiencias con Dios anteriores. Hay que revisitarlas – la primera oración que se me enseñó, un momento de catequesis, la primera comunión, la confirmación, un retiro… ¡Volvamos a Galilea!

Galilea, esto es también la vida de cada día. Jesús ya estará ahí – Él irá antes que ustedes, dijo el ángel.

Los discípulos y Pedro no sabían lo que iba a suceder en sus encuentros con Jesús Resucitado – hubo grandes sorpresas: les va a pedir nada menos que la evangelización de todo el mundo.

¡Jesús vive! – y esto basta. Busquemos verlo.

Amén