No encerrarse en el interés propio, hay que trabajar por el bien común

*

Foto referencial

Domingo 08 de Octubre 2017

Visitando cierto país unos 10 años atrás me llamó la atención el estado lamentable de las calles, veredas, y muchos de los espacios públicos de la misma capital. Vi descuido y falta de mantenimiento. Será por la pobreza del país, pensé. Poco después me di cuenta que, en los espacios privados, de la vereda para adentro, todo lucía mucho mejor. ¿Habrá sido que en aquel país se cuidaba sobre todo el bien particular pero poco el bien común?

Nuestro aprecio por los demás debería hacernos valorar el bien de todos por encima del bien nuestro privado. En la Edad Media y todavía por siglos después se han construido grandiosas y bellas catedrales en ciudades bastante pequeñas donde ningún edificio público o particular se les asemeja ni de lejos. Estamos hablando de otra época, es cierto, y no todo era mejor en aquel entonces, pero el ejemplo nos muestra hasta qué punto el bien de todos se puede colocar por encima del bien particular. ¡Qué hermoso es cuidar el espacio común donde todos podemos alegrarnos, respirar, recrearnos y orar a Dios, olvidando que tal vez en mi ambiente privado no hay tanta comunidad! Felizmente, algo de eso se da también hoy, por ejemplo, en los parques y las avenidas de uso público.

San Pablo decía referente al bien común: “No se encierren en sus intereses propios, sino busquen todos el interés de los demás” (Fil 2.2).

Mons. Guillermo Steckling

Autor Mons. Guillermo Steckling

Monseñor Steckling es obispo de la Diócesis de Ciudad del Este desde el año 2014. Nació el 23 de abril d 1947, en Verl (Alemania) y fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1974. Fue Consultor de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Antes de su nombramiento como obispo se desempeñaba como rector del Seminario Mayor de los misioneros Oblatos de María Inmaculada, en Asunción. Desde 1998 hasta 2010 fue superior general de los Misioneros Oblatos, en Roma. Actualmente es el Responsable de la Catequesis y de la Animación Bíblica de la Pastoral en Paraguay. Fue ordenado obispo el 21 de diciembre de 2014, en la Catedral San Blas de Ciudad del Este.