No basta ser ‘buena gente’, hay que convertirse y ‘creer’ en Dios

*

Foto Referencial | Cura-de-Ars / conviertanse.com

Viernes 04 de Agosto 2017

Hace poco miré una película con el título “Life”, o en castellano “Vida Inteligente”. Entre los seis u ocho caracteres del filme ninguno es mala persona; son científicos a bordo de la Estación Espacial Internacional. Sin embargo toman una serie de decisiones muy equivocadas que llegan a amenazar todo el planeta Tierra y acaban de llevar a la muerte a casi todos los tripulantes.

Reflexionando me di cuenta  que a pesar de este título tan amplio, “Vida”, nunca apareció una referencia al Dios viviente o a lo que los cristianos llamamos vida en plenitud, vida eterna.

Los seres humanos necesitamos conversión en algo fundamental. No basta ser buena gente y nada más, necesitamos conectarnos con Dios si queremos vivir sin hacernos daño, incluso si queremos sobrevivir.

El mensaje con el cual Jesús inicia su ministerio público (Mc 1,15) tiene dos partes: “conviértanse” y “crean”, que están relacionadas. “Conviértanse” aquí tiene un sentido radical: incluso antes de pensar en nuestras fallas y pecados particulares urge cuestionar el rumbo general de nuestras vidas, urge “creer”: ¿contamos con Dios, nuestro origen y nuestro fin?

Para vivir la conversión, Cristo y la Iglesia nos ofrecen, además, el Sacramento de la Reconciliación. Es un lugar para renovar la amistad con Dios, en primer lugar, encontrando nuevamente nuestro norte. Como segundo paso, por Su gracia Dios purificará nuestras vidas si queremos cambiar sinceramente. Si no, la muerte nos amenaza. Solamente en y con Dios Viviente hay vida.

+ Guillermo Steckling
Obispo de Ciudad del Este