No amemos solo de palabra, sino con obras; blog de Mons. Steckling

*

Foto: www.infoans.org / referencial

Domingo 19 de Noviembre 2017

Este domingo se realiza la primera jornada mundial de los pobres que en adelante se repetirá cada año en el domingo antes de la fiesta de Cristo Rey. Se trata de una iniciativa del Papa Francisco que así quiere dar seguimiento al año de la misericordia. Voy a hacerme eco de su mensaje en la ocasión.

Lo que se pretende con esta jornada es bastante sencillo, “introducirnos a un verdadero encuentro con los pobres y dar lugar a un compartir que se convierta en un estilo de vida”. El énfasis es sobre lo práctico tal como lo indica el lema de esta primera jornada: “No amemos de palabra sino con obras” (1 Jn 3,18).

¿Hace falta buscar una motivación para esta iniciativa? Para comenzar podríamos decir que cualquier cosa hoy tiene su día anual – la amistad, el niño, la mujer, el árbol, el camino etc. ¿Por qué no también los pobres? Existe el peligro real que los olvidemos y que se vuelvan invisibles para nosotros.

Para los cristianos existe una motivación más profunda. Somos discípulos de Jesús porque hemos comprendido por lo menos un poco su amor por nosotros que es una gran novedad. Dice el citado mensaje: “el modo de amar del Hijo de Dios lo conocemos bien, y Juan lo recuerda con claridad. Se basa en dos pilares: Dios nos amó primero (cf. 1 Jn 4,10.19); y nos amó dando todo, incluso su propia vida (cf. 1 Jn 3,16). … Un amor así no puede quedar sin respuesta.” La respuesta adecuada será nuestro amor a los más necesitados y nuestra permanente amistad con ellos; ellos representan a Cristo.

La nueva jornada no es sólo un pequeño recordatorio. Es un llamado a la conversión. El Papa nos repite algunas frases de la carta de Santiago: “Queridos hermanos, escuchen: ¿Acaso no ha elegido Dios a los pobres del mundo para hacerlos ricos en la fe y herederos del reino, que prometió a los que le aman? Ustedes, en cambio, han afrentado al pobre” (Sant 2,5).

Que nuestra Jornada Mundial de los Pobres nos ayude a amarlos no solo con palabras sino con obras, no solo en ocasiones sino habitualmente. Sólo así seremos verdaderos discípulos de Jesús.

Mons. Guillermo Steckling

Autor Mons. Guillermo Steckling

Monseñor Steckling es obispo de la Diócesis de Ciudad del Este desde el año 2014. Nació el 23 de abril d 1947, en Verl (Alemania) y fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1974. Fue Consultor de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Antes de su nombramiento como obispo se desempeñaba como rector del Seminario Mayor de los misioneros Oblatos de María Inmaculada, en Asunción. Desde 1998 hasta 2010 fue superior general de los Misioneros Oblatos, en Roma. Actualmente es el Responsable de la Catequesis y de la Animación Bíblica de la Pastoral en Paraguay. Fue ordenado obispo el 21 de diciembre de 2014, en la Catedral San Blas de Ciudad del Este.