Mons. Guillermo aclara algunos puntos sobre la comunidad del Fray Abel

3328
0
*

 

Mons. Guillermo 2

Ciudad del Este (Paraguay), 05 de Septiembre 2016 | El sábado 03 de Septiembre, la Diócesis comunicó que la Asociación pública de Fieles ESCLAVOS MISIONEROS DEL SAGRADO CORAZÓN fue suprimida por decreto episcopal n° 68/2016. Esto generó varios comentarios y dudas de si el comedor –que es administrado por el fundador de la Asociación, el Pbro Alberto Ribera (Fray Abel)- iba continuar o no. El Obispo por su parte dijo “nosotros no hemos tocado sus obras, los comedores continúan”

SIC Prensa se comunicó con el Obispo diocesano, Mons. Guillermo Steckling para saber más de lo ocurrido, y ante la pregunta si el comedor seguía o no el mismo dijo “nosotros no hemos tocado sus obras, el Padre Abel, justamente se queda acá en la Parroquia, para organizar la transición, osea alguien tiene que encargarse de los comedores y él siempre ha tenido colaboradores locales, los frailes al fin no eran muchos, pero los comedores continúan”

Monseñor Guillermo así mismo mencionó que el Fray Abel seguirá en la Parroquia.

“Hasta fin de año  él va ser párroco, y después, seguramente va a otra parroquia o a otro lugar, y otra persona va a estar a cargo de la parroquia, aun no hay planes, y el comedor queda a cargo de la parroquia, eso continúa”

También indicó que las obras sociales van a continuar con o sin el Padre Abel, y que mayormente los trabajos quedaban a cargo de los laicos.

“Ellos han tenido comedores en varias partes, pero más bien un apoyo de un grupo local, y ellos han dado más bien la inspiración, la presencia. Esas obras sociales siguen con o sin el Padre, pero él está justamente aquí (en la Parroquia) para permitir la transición y ya eran pocos los frailes, y hermanas prácticamente no había, entonces siempre la mayor parte del trabajo quedaba a cargo de los laicos”

Respecto al motivo que llevó a la suspensión el Obispo habló de cosas internas de la comunidad, falta mas personas que puedan dar formación.

“Eran cosas internas de la comunidad, que tienen que ver siempre con la vida religiosa como se suele ser en la Iglesia que simplemente no tenían suficientes personas formadas como para acoger a jóvenes que necesitan años de formación antes de hacer sus promesas, votos, algunos querían seguramente ser sacerdotes, entonces eso recaía solo prácticamente sobre una sola persona.

Por último, recordó que venían acompañando el trabajo de la asociación y en conjunto vieron que lo mejor sería que los jóvenes busquen grupos con más fuerza en la formación, además de animar a los mismos a seguir su preparación en otras congregaciones.

“Es por cosas internas de la comunidad que estábamos acompañando y vimos que mejor es que los jóvenes que buscan una formación, una consagración en este sentido busquen grupos que tienen más fuerzas como para darles una formación, una preparación adecuada. Hay otras congregaciones, hay muchas, están los verbitas, los capuchinos, la fraternidad el camino, hay en la Diócesis más de diez congregaciones diferentes donde jóvenes pueden prepararse para una misión al servicio de la gente”