Migrantes en Buenos Aires, Argentina

*

Foto referencial

Domingo 03 de Diciembre 2017

Esta vez estoy escribiendo desde Buenos Aires. Acaba de comenzar la misión anual de la pastoral paraguaya aquí que culmina el 8 de diciembre. Ya por 45 años se está haciendo esto, un signo elocuente de que el Paraguay no se olvida de sus migrantes.

En los dos días de preparación caí en la cuenta que los migrantes están llamados a compartir sus riquezas de cultura, fe y espiritualidad con los lugares que los reciben. Uno de los peligros para ellos es olvidarse de sus raíces. Antes tal vez eran catequistas o coordinadores pastorales y ahora se encuentran muy atareados, tentados de olvidarse de las cosas de la fe. La misión en Buenos Aires quiere mantener viva la llama de la fe en tierra extranjera. Los migrantes emprendieron su viaje por necesidades materiales pero después Dios les puede confiar una misión que cumplir.

En muchos países del mundo la fe en Cristo viviente y la confianza en sus santos, especialmente en la Virgen María, se propagan a través de personas que traen la fe consigo cuando emigran y la comparten generosamente. ¡Que Nuestra Señora de Caacupé proteja siempre a sus devotos en Buenos Aires y los convierta en misioneros!

Mons. Guillermo Steckling

Autor Mons. Guillermo Steckling

Monseñor Steckling es obispo de la Diócesis de Ciudad del Este desde el año 2014. Nació el 23 de abril d 1947, en Verl (Alemania) y fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1974. Fue Consultor de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Antes de su nombramiento como obispo se desempeñaba como rector del Seminario Mayor de los misioneros Oblatos de María Inmaculada, en Asunción. Desde 1998 hasta 2010 fue superior general de los Misioneros Oblatos, en Roma. Actualmente es el Responsable de la Catequesis y de la Animación Bíblica de la Pastoral en Paraguay. Fue ordenado obispo el 21 de diciembre de 2014, en la Catedral San Blas de Ciudad del Este.