Matrimonio indisoluble y más atención a jóvenes, homilia en Caacupé

468
0
*
Ca'acupé 28 de Noviembre 2016, 10:00 (Par) | Foto: Gentileza

Ca’acupé 28 de Noviembre 2016, 10:00 (Par) | Foto: Gentileza

Comenzó el novenario en honor a la Virgen de Ca’acupé con el tema “Jóvenes en familia, creados a imagen y semejanza de Dios”, la Misa fue presidida por el Obispo de Caacupé, Mons. Claudio Giménez, y la homilía (en Guaraní) la realizó el Pbro. Juan Alejo Robadín, (Misionero de la Misericordia) según el evangelio de Mateo 8, 55-11.

“<Abrasarse a Cristo Jesús> es el lema que nos debe ayudar para poder estar más unido a Dios, esto es tanto a niños, jóvenes, y a todos los que trabajamos dentro de la Iglesia”, dijo el sacerdote al iniciar su homilía.

Prosiguió, “para meditar en estos días hemos puesto pasajes bíblicos muy especiales, y me acuerdo del libro del Génesis, cuando Dios creó a nuestros padres, cuando creó al Varón y a la Mujer a imagen de Dios”.

“Y también me acuerdo de una reflexión muy linda de San Juan Pablo II, que para poder lograr otra vez lo que Dios quiere en nuestra vida nos hace falta contemplación, contemplar el misterio de la Santísima Trinidad, pero contemplar en serio para que así la vida de Cristo pueda mudarse en nosotros o imitarlo a Él para vivir a imagen y semejanza suya, falta tanto una urgente conversión a la espiritualidad de la comunión, eso es lindo para meditar esta mañana” precisó.

raft beer ・ cocktails ・ great food (33)

El Padre también mencionó que “no hace falta decir tantas cosas, sabemos que lo de Dios es tan hermoso, cuando creó al hombre y a la mujer para que se amen, y ese amor se proyecte en la familia, para lograr un desarrollo humano integral y construir así un mundo feliz para todos, ahí es que necesitamos todos el uno del otro, miremos un poco esto, necesitamos testimoniar a Dios en la familia, a los niños, a los jóvenes cuando en su crecimiento, necesitan la atención paterna y materna, que los padres le eduquen a sus hijos, le eduquen en la fe para que en la familia haya una alegría, una felicidad plena, eso es lo que quiere Dios para nosotros”.

“Dios quiere que el hombre y la mujer vivan en comunión toda la vida, lo que nosotros llamamos matrimonio indisoluble, pero – cuestionó el sacerdote- , ¿verdad que es notable la actitud del hombre?, cuantas cosas bellas nos entregó Dios para nuestra felicidad, cuando nos creó a su imagen para hacer un mundo feliz, pero, ¿que tiene el hombre que no se quiere adecuar a Dios?, y siempre busca algo para destruir, porque es tan lindo el proyecto de Dios hacia el varón y la mujer, pero nosotros atentamos siempre contra ello.

Por otro lado, llamó también a los gobernantes a ser buenos guías para el pueblo, “en la política también pasa lo mismo, una de las entidades más maravillosas que deberían de ser, con dinero sucio corrompe al pueblo sufrido que casi nunca encuentra un pastor verdadero que les guíe hacia la realización de un ideal feliz para toda la humanidad, cuando el dinero sucio entra como algo fundamental en la vida del hombre destruye por completo”.

raft beer ・ cocktails ・ great food (34)

“Por eso es importante recordar las palabras de San Juan Pablo II, “una urgente conversión a la espiritualidad de la comunión” para que podamos fortalecer de nuevo la vida de oración y tener presente en nuestra vida lo que Dios quiere, si eso hacemos, vamos a recuperarnos de vuelta, tanto pueblos como autoridades debemos darle de nuevo su lugar a Dios, de lo contrario no se va poder contra la corrupción, si no volvemos a Dios no saldremos de la corrupción, a Jesús hay que tenerlo de vuelta en nuestra vida, en nuestros hogares, abrazarse de nuevo a Jesús”, recordó .

Que tristeza hoy en día ver algunas familias, niños, jóvenes que crecen sin los padres, ¿cuántas familias viven así?, ¿cuantos jóvenes viven así?, una vida sin rumbo, y no hay decir que ellos (jóvenes) son los malos o culpables, antes de juzgar o criticarlos pregúntales ¿dónde están mamá y papá?, cuidado, si ellos no tienen un apoyo constante de los padres, como van a crecer bien?, ellos necesitan de nosotros. Por eso, debemos de cuidar este tema, no debemos echarle la culpa a los jóvenes, hay que cuidar de ellos, ¿quién les educa a ellos? ¿Quién les alienta?, este es un punto muy delicado, hay muchos jóvenes que están mal, pero no porque sean malos, sino por desconocimiento, nadie les enseña, hay que educarlos y hay que volver a Dios.

Por último el sacerdote, pidió a todos a rezar por ellos (los sacerdotes, obispos, consagrados).