Los pastorcitos Francisco Marto y Jacinta Marto ya son santos

415
0
*
Foto: Zenit

Foto: Zenit

PORTUGAL. 13 de Mayo, 2017. 08:20 hs (Zenit/SIC).- “Con la autoridad de la Iglesia, de Pedro Pablo y nuestra”, dijo el Pontífice, “declaramos y definimos santos, los beatos Francisco Marto y Jacinta Marto y los inscribimos en el catálogo de los santos”. Con estas palabras el santo padre Francisco los declaró santos, no por haber visto a la Virgen, sino por haber dado testimonio de la fe, incluso cuando el alcalde les amenazó de muerte.

Así después de un par de días durante los cuales los fieles desafiaron la lluvia, en este 13 de mayo de primavera, centenario de las apariciones de María en Fátima el Santo Padre Francisco canonizó a Jacinta y Francisco Marto, los dos primos que junto con Lucia fueron los testimonios del ciclo de apariciones marianas.

Mientras el coro cantaba el Veni Creator Spiritus, desde la basílica del Rosario el cortejo entró hasta el altar puesto delante de la explanada, donde unas 500 mil personas esperaban este momento histórico de la canonización y santa misa. La procesión incluyó una imagen de Nuestra Señora y los dos relicarios en forma de candelabros con las reliquias de Francisco y Jacinta, cargados por la postuladora de la causa de canonización de los dos pastorcitos, la hermana Ângela Coelho.

La ceremonia inició con la petición del obispo de Fatima -Leiria, Antonio Marto, de que los dos niños sean declarados santos, como autorizado por la Congregación de la Causa de los Santos.

Le siguió el Kyrie, una oración y la proclamación de santidad de los dos pastorcitos, cuya fiesta litúrgica se celebrará cada 20 de febrero, fecha de la muerte de santa Jacinta Marto.

Inmediatamente después de la canonización el coro entonó el “Salve Salve pastorinhos, videntes de María”, el himno dedicado a los primeros dos niños santos no mártires. Estaban allí presentes los presidentes de Portugal, Paraguay y Santo Tomás y Príncipe y varios cientos de miles de fieles y peregrinos reunidos en la explanada del santuario.