Las vocaciones y el sacramento del Orden Sagrado

*

Ordenación Diaconal de manos de Mons. Guillermo Steckling al seminarista Arcenio Cazal

Viernes 07 de Julio 2017

Ésta semana los obispos realizamos un retiro espiritual y como parte del mismo hemos celebrado la Santa Misa en memoria de un sacerdote excepcional, el Padre Julio César Duarte Ortellado. Para ello, el 4 de julio nos trasladamos a Ybycu’í donde ya nos esperaban unos 2.000 fieles. Ya habían pasado exactamente 74 años desde que el P. Julio entregó su vida al Señor a la edad de 37 años. Siendo aún tan joven ya había cumplido su misión, y su labor de párroco sigue dando fruto hoy. Durante la eucaristía hemos rezado todos juntos por su pronta beatificación.

¿Hacia dónde se debe orientar un sacerdote en su vida espiritual? Parece esto un tema al interno de la Iglesia que sólo tiene su importancia para el sacerdote mismo. Sin embargo, es importante que todos comprendamos lo que significa el sacramento del orden y en qué se inspira la vida de un diácono, sacerdote u obispo. Así podremos valorar todavía más el gran regalo del Señor que es este sacramento que nos distingue de otros grupos religiosos.

El que es consagrado a un ministerio ordenado se convierte en un signo vivo de que Cristo nunca abandona a su Iglesia. Cristo elige a algunas personas para que estén al frente de la Iglesia. El sacerdote sabe que para cumplir esta misión debe vivir la amistad con Cristo, expresarla en la caridad pastoral, y encontrarse en comunión con los otros sacerdotes y toda la Iglesia. Esto constituye el núcleo de su espiritualidad.

Está en el interés de cualquier cristiano que un futuro ministro sagrado se prepare bien a su tarea. Hace unos meses se publicaron en el Vaticano nuevas orientaciones para la formación sacerdotal, las llamamos la Ratio. El proceso dura unos ocho años y se divide en las cuatro etapas de Año Propedéutico, Discipulado (mientras estudia filosofía), Configuración con Cristo (los cuatro años de teología) y Síntesis Vocacional (el año pastoral que incluye el diaconado). Se ve que no se trata sólo de estudiar sino de transformarse en imagen de Cristo, Buen Pastor.

Para terminar, algunos números de nuestra Diócesis de Ciudad del Este.

En la diócesis viven aproximadamente 65 sacerdotes diocesanos, más unos 40 sacerdotes religiosos. Además contamos con tres diáconos permanentes.

Hace una semana ĺos ocho seminaristas mayores del km 11 se trasladaron a varias parroquias para la última fase de su formación, la Síntesis Vocacional o año pastoral. Quedan solo los ocho seminaristas menores en la casa ahora refaccionada, cuya mayor parte sirve en adelante de casa diocesana de retiros. Otros seminaristas más y entre ellos varios diáconos ya habían comenzado la última etapa un poco antes y se van acercando a las ordenaciones. En el propedéutico contamos en Caacupé con 14 seminaristas y en Asunción con 9 en las etapas de discipulado y configuración con Cristo. En total son 39 los candidatos al sacerdocio de la diócesis de CDE, sobre un total de 184 para todo el país.

Recemos para tener muchas más vocaciones, y que les ofrezcamos siempre la mejor formación posible y así lleguemos a contar con aquellos sacerdotes sabios y santos que Cristo espera recibir de nuestras familias. A ellos Él va a confiar su querida Esposa, la Iglesia.

Que la Virgen, madre de los sacerdotes, y el siervo de Dios Julio C. Duarte Ortellado intercedan por nosotros.

+ Guillermo Steckling

Obispo de Ciudad del Este