La perseverancia no es simplemente un entusiasmo

*

Foto referencial

Domingo 28 de Enero 2018

“Permanezcan en mí”, es el tema del segundo año del Trienio de la Juventud. Esta invitación implica que ya nos hemos acercado a Cristo,  ya somos “sus amigos” – como decía el tema del primer año. Ahora se trata de perseverar.

Dije al inicio de las fiestas de San Blas que la constancia no suele ser nuestro fuerte. Nos entusiasmamos pero luego perdemos interés. El Señor sabe esto. En su invitación a la constancia dos detalles me han llamado la atención.

En primer lugar, dice “permanezcan EN mí”. No es CON  él, es EN él. No es suficiente acercarse a Dios como lo haría un extraño o un curioso, Cristo nos pide entrar en su casa y su corazón. “Maestro, ¿dónde vives?” le preguntan dos futuros grandes amigos de él. “¡Vengan y verán!” es la respuesta. Estar EN él es sentir como él, vivir como él; esta es la vida cristiana cuando se vuelve perseverante.

En segundo lugar, la invitación no es individual sino a varias personas. No dice, tú, permanece en mí sino se dirige a un grupo. Si queremos ser constantes vamos a tener necesidad del apoyo de otros. Dios promete su presencia cuando dos o tres están reunidos en su nombre.

A todos, especialmente a los jóvenes, les deseo un bendecido segundo año del Trienio. Que permanezcamos en Cristo, es el mensaje.

Mons. Guillermo Steckling

Autor Mons. Guillermo Steckling

Monseñor Steckling es obispo de la Diócesis de Ciudad del Este desde el año 2014. Nació el 23 de abril d 1947, en Verl (Alemania) y fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1974. Fue Consultor de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Antes de su nombramiento como obispo se desempeñaba como rector del Seminario Mayor de los misioneros Oblatos de María Inmaculada, en Asunción. Desde 1998 hasta 2010 fue superior general de los Misioneros Oblatos, en Roma. Actualmente es el Responsable de la Catequesis y de la Animación Bíblica de la Pastoral en Paraguay. Fue ordenado obispo el 21 de diciembre de 2014, en la Catedral San Blas de Ciudad del Este.