La orfandad, uno de los problemas de la sociedad

*

Foto referencial

Domingo 21 de Enero 2018

¡Cuántas veces he escuchado decir que el obispo debe ser el “Papá Guasu”, el Gran Padre de todos! En las familias se oye decir lo mismo: tal pariente es nuestro Papá Guasu, nuestra Mamá Guasu. El Santo Padre afirmó estos días, cuando recorría Chile: “Uno de los problemas que enfrentan nuestras sociedades hoy en día es el sentimiento de orfandad, es decir, que no pertenecen a nadie.”  Por otra parte, se les critica a las figuras paternas, no excluyendo al mismo Papa Francisco. Se quiere deconstruir su autoridad. ¿Qué queda entonces por hacer? ¿Tiene sentido convertirse más en ser más padres y madres, o es mejor abandonar la idea?

Jesús nos interpela: “No llamen padre a ninguno de ustedes en la tierra, pues, uno solo es su Padre, el del cielo” (Mt 23,9). El Papá Guasu es sólo uno, el celestial. Sin embargo, nosotros podemos y debemos ser su imagen, participando de su paternidad, ser padres por participación. Dios no nos va a dejar huérfanos nunca pero eso no es para que nosotros, imágenes de su paternidad, quedemos ni con brazos cruzados ni con corazones cerrados, dejando a otros abandonados en la orfandad.

“Como cristianos podrán tener diez mil instructores”, escribe San Pablo, “pero padres no tienen muchos, pues fui yo quien los engendré para Cristo Jesús al anunciarles el Evangelio” (1 Cor 5,15). Y ni hablar de la Madre de Dios, que extiende su maternidad a todos. No abandonemos a los que quieren sentir nuestra cercanía y protección y así formar parte de nuestra familia. ¡Que la misma Sagrada Familia de José, María y Jesús sea la gran inspiración para la Iglesia y nuestra sociedad que se sienten huérfanos tan a menudo.

Mons. Guillermo Steckling

Autor Mons. Guillermo Steckling

Monseñor Steckling es obispo de la Diócesis de Ciudad del Este desde el año 2014. Nació el 23 de abril d 1947, en Verl (Alemania) y fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1974. Fue Consultor de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Antes de su nombramiento como obispo se desempeñaba como rector del Seminario Mayor de los misioneros Oblatos de María Inmaculada, en Asunción. Desde 1998 hasta 2010 fue superior general de los Misioneros Oblatos, en Roma. Actualmente es el Responsable de la Catequesis y de la Animación Bíblica de la Pastoral en Paraguay. Fue ordenado obispo el 21 de diciembre de 2014, en la Catedral San Blas de Ciudad del Este.