“La ordenación sacerdotal, es reservada exclusivamente a los hombres, no a las mujeres” recordó el Papa

383
0
*
VATICANO, 03 de Noviembre 2016, 10:14 (Par) | Foto: ACI

VATICANO, 03 de Noviembre 2016, 10:14 (Par) | Foto: ACI

Como ya es tradicional, el Papa Francisco de regreso a Roma de su viaje de Suecia, brindó una rueda de prensa a los periodistas que le habían acompañado. Ante una pregunta sobre la ordenación de las mujeres en la Iglesia Católica, el Papa dijo que “la enseñanza de la Iglesia no cambia y que la última palabra clara fue la de san Juan Pablo II. Y sigue siendo la misma”, informó la sala de prensa del Vaticano.

La periodista de la televisión sueca, Anna Cristina Kappelin preguntó al Sumo Pontífice: “Suecia, que ha acogido este encuentro ecuménico tan importante tiene una mujer como cabeza de la Iglesia ¿ Es realista pensar en mujeres sacerdotes en la Iglesia católica en los próximos decenios? Y si no, ¿Por qué? ¿Los sacerdotes católicos tienen miedo de la competición?”

El Papa Francisco respondió que “sobre la ordenación de las mujeres en la Iglesia Católica, la última palabra clara fue la de san Juan Pablo II. Y sigue siendo la misma”.

La CARTA APOSTÓLICA
DEL PAPA
JUAN PABLO II

SOBRE LA ORDENACIÓN SACERDOTAL
RESERVADA SÓLO A LOS HOMBRES

“La ordenación sacerdotal, mediante la cual se transmite la función confiada por Cristo a sus Apóstoles, de enseñar, santificar y regir a los fieles, desde el principio ha sido reservada siempre en la Iglesia Católica exclusivamente a los hombres. Esta tradición se ha mantenido también fielmente en las Iglesias Orientales”.

También, la Carta Apostólica se refiere “al hecho de que María Santísima, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, no recibiera la misión propia de los Apóstoles ni el sacerdocio ministerial, muestra claramente que la no admisión de las mujeres a la ordenación sacerdotal no puede significar una menor dignidad ni una discriminación hacia ellas, sino la observancia fiel de una disposición que hay que atribuir a la sabiduría del Señor del universo”.

El Santo Padre siguió y dijo, “sobre la competición, no lo sé. Si leemos bien la declaración de San Juan Pablo II, va en esta línea. Si. Pero las mujeres pueden hacer muchas cosas mejor que los hombres. Y también en ámbito dogmático – para aclarar, y no solo dar una referencia a un documento – en la eclesiología católica existen dos dimensiones: la dimensión petrina, que es la de los apóstoles, Pedro y el colegio apostólico, que es la pastoral de los obispos; y la dimensión mariana, que es la dimensión femenina de la Iglesia.

“Y esto lo he dicho” – recuerda – “más de una vez, Yo me pregunto, ¿Quién es más importante en la teología y en la mística de la Iglesia? ¿Los apóstoles o María, en el día de Pentecostés? Es María: la Iglesia es mujer. Es ‘la’ Iglesia y no ‘el’ Iglesia. La Iglesia esposa de Jesucristo. Es un misterio esponsal. Y a la luz de este misterio se entiende el porqué de estas dos dimensiones: la dimensión petrina, es decir episcopal, y la dimensión mariana, con todo aquello que es la maternidad de la Iglesia, pero en sentido profundo. No existe la Iglesia sin esta dimensión femenina, porque ella misma es femenina”, concluyó.