El Papa y sus cosas: “descansará en una cárcel durante su visita a Milán”

202
0
*
Martes 21 de marzo, 20:30 hs (Par) | Foto: elintransigente.com

Martes 21 de marzo, 20:30 hs (Par) | Foto: elintransigente.com

En una decisión sin precedentes en la historia moderna, el Papa Francisco descansará este sábado en la cárcel de San Vittore, de Milán, tras una recorrida que hará de cerca de tres horas en la institución del norte italiano, y que incluirá un almuerzo con cerca de 100 detenidos.

El Pontífice tiene previsto un reposo de cerca de 30 minutos en la habitación que suele usar el capellán de la prisión, Marco Recalcati, confirmaron los organizadores de la visita en el canal católico Tv2000, de acuerdo con lo informado. El Papa ha pedido que no sea una visita formal, sino que sea un momento para poder conversar con los detenidos y pidió saludarlos “uno por uno”, según anunció en un encuentro con la prensa el responsable de comunicación de la visita Davide Milani.

Además del almuerzo, Francisco se encontrará con el resto de los casi 400 reclusos en el patio de la prisión, donde recibirá sus cartas y regalos y entrará en algunas celdas, es la primera visita de un Pontífice a la cárcel milanesa en funcionamientos desde 1879. La visita a esa ciudad italiana iniciará a las 8.30 del sábado en la “Casa Blanca” de la parroquia de San Galdino, para encontrar a los residentes.

El pasado 6 de noviembre, Francisco celebró el Jubileo de los Encarcelados con una Misa en la Basílica de San Pedro. En ella pronunció una homilía en la que habló de la esperanza y señaló que “donde hay una persona que se ha equivocado, allí se hace presente con más fuerza la Misericordia del Padre, para suscitar arrepentimiento, perdón, reconciliación”. Francisco recordó entonces que “ciertamente, la falta de respeto por la ley conlleva la condena, y la privación de libertad es la forma más dura de descontar una pena, porque toca la persona en su núcleo más íntimo. Y todavía así, la esperanza no puede perderse”.

“Una cosa es lo que merecemos por el mal que hicimos, y otra cosa distinta es el ‘respiro’ de la esperanza, que no puede sofocarlo nada ni nadie”, dijo el Pontífice.