El Papa abre en un «Motu Proprio» una nueva vía de beatificación

309
0
*

Carta Apostólica Misericordia et misera | Foto: lainformacion.com

VATICANO. 11 de Julio, 08:40 hs (SIC/ReL).-  El Papa Francisco presentó este martes el Motu Proprio Maiorem hac dilectionem que abre una nueva vía para la beatificación y canonización: la del ofrecimiento de la propia vida de aquellos que impulsados por el amor a Cristo aceptan libre y voluntariamente una muerte cierta y en un breve plazo.

“Son dignos de especial consideración y honor aquellos cristianos que, siguiendo más de cerca las huellas y las enseñanzas del Señor Jesús, han ofrecido voluntaria y libremente su vida por los demás y han perseverado hasta la muerte en este propósito”, asegura el texto hecho público por la Santa Sede y firmado por Francisco.

De este modo, el ofrecimiento de la “propia vida” se une a las otras tres causas ya existentes y utilizadas por la Congregación para las Causas de los Santos: el martirio, las virtudes heroicas y las causas excepcionales.

El Papa explica que “es cierto que el heroico ofrecimiento de la vida, sugerido y sostenido por la caridad, expresa una verdadera, plena y ejemplar imitación de Cristo y, por lo tanto, es merecedor de aquella admiración que la comunidad de los fieles suele reservar a aquellos que voluntariamente han aceptado el martirio de sangre o han ejercido en grado heroico las virtudes cristianas”.

Los criterios que se debe cumplir
Para que sea válida y eficaz para la beatificación de un Siervo de Dios, el ofrecimiento de la propia vida debe responder a los siguientes criterios:

a) ofrecimiento libre y voluntario de la propia vida y heroica aceptación propter caritatem de una muerte cierta y en breve plazo;
b) existencia de un vínculo entre el ofrecimiento de la propia vida y la muerte prematura;
c) ejercicio, al menos en grado ordinario, de las virtudes cristianas antes del ofrecimiento de la propia vida y, luego, hasta la muerte;
d) existencia de la fama de santidad y de signos de ella, el menos después de la muerte;
e) necesidad del milagro para la beatificación, sucedido después de la muerte del Siervo de Dios y por su intercesión.

Algunos posibles ejemplos
A falta de que el Vaticano ofrezca más datos sobre en qué casos concretos se podría aplicar esta nueva vía de beatificación y canonización publicada por el Papa Francisco, algunos ejemplos podrían ser los siguientes:

– madres embarazadas que rechazan algún tratamiento médico aún sabiendo que morirá para así salvar la vida de su hijo.
– un soldado que antes de que explosione una granada y alcance al resto de sus compañeros pone su cuerpo como parapeto y salvar así las vidas de otros.
– el que en un naufragio ofrece su vida para salvar a todas las personas atrapadas a sabiendas que no podrá salir.

Estos son sólo algunos ejemplos en los que previsiblemente, siempre y cuando cumplan las condiciones de la Santa Sede, se podrá utilizar esta vía.

El periódico oficial del Vaticano L´Osservatore Romano detalla cuáles eran hasta ahora las otras tres vías:

-En el martirio se contempla la “aceptación voluntaria de la muerte violenta por amor de Cristo, de parte de la víctima”; “el odio del perseguidor por amor de Cristo, de parte de la víctima”; “la mansedumbre y el perdón de la víctima que imita el ejemplo de Jesús, el cual en la cruz invocó la misericordia del Padre por sus nuevos asesinos”.

-En el caso de las virtudes heroicas, se deben ejercer “convenientemente, con prontitud, agradablemente y sobre el modo de acción común, para un fin sobrenatural y por un coherente periodo de tiempo, es decir, hasta hacerlo convertirse en un modo habitual de ser y de actuar conforme al Evangelio”.

-Los casos excepcionales son los menos conocidos y habituales y son llamados así por el propio Derecho Canónico.