“Dios llama a cada uno, no como una multitud oceánica, sino elige a cada uno” Papa Francisco

390
0
*
VATICANO, 13 de Octubre 2016, 09:51 (Par) | Foto: Zenit

VATICANO, 13 de Octubre 2016, 09:51 (Par) | Foto: Zenit

El papa Francisco, en la homilía de este jueves en Santa Marta, ha pidió que los cristianos sientan siempre la necesidad de ser perdonados y estén en camino hacia el encuentro con Dios. El cristiano –ha aseguró el Santo Padre– debe sentir siempre sobre sí la bendición del Señor e ir adelante para hacer el bien.

Haciendo referencia a la Carta de Pablo a los Efesios, de la Primera Lectura del día, el Pontífice habló de los “rasgos de esta bendición” para un cristiano. El cristiano – aseguró – es una persona elegida. Dios nos llama uno a uno, “no como una multitud oceánica”, somos “elegidos, esperados por el Padre”.san dias (12)

Cada uno de nosotros, indicó, ha sido soñado por el Padre como un padre y una madre sueña al hijo que esperan. Tal y como ha señalado el Papa, esto da una gran seguridad, “el Padre te ha querido a ti, no a la masa de gente, no: a ti, a ti, a ti, a cada uno de nosotros”. Esto –ha aseverado– es el fundamento, es la base de nuestra relación con Dios. “Nosotros hablamos a un Padre que nos quiere, que nos ha elegido, que nos ha dado un nombre”.

Frente a esto, el Papa ha observado que se entiende cuando un cristiano “no se siente elegido por el Padre”, en cambio cuando siente que pertenece a una comunidad “es como un ‘hincha’ de un equipo de fútbol”, porque “el partidario elige a su equipo y siente que pertenece a este club de fútbol”. Cuando un cristiano vive sintiéndose “elegido” y “soñado” por Dios, “siente en el corazón una gran consolación”, no se siente “abandonado”.

Por otro lado, explicó que el segundo rasgo de la bendición del cristiano es el sentirse perdonado. De este modo ha advertido que “un hombre y una mujer que no se siente perdonado” no es plenamente un cristiano. Y todos “hemos sido perdonados con el precio de la sangre de Cristo”.

Finalmente, el tercer rasgo que señaló el Papa es que el cristiano “es un hombre y una mujer en camino hacia la plenitud, hacia el encuentro con Cristo que nos ha redimido”. Al respecto, el Santo Padre explicó que no se puede entender “un cristiano parado”.

Esta es la identidad cristiana: bendecidos por ser elegidos, perdonados y en camino. Al concluir pidió que “el Señor nos acompañe con esta gracia de la bendición que nos ha dado, es decir, la bendición de nuestra identidad cristiana”.

 

Por: Zenit