Desde el Vaticano, lo que la Iglesia siente

*

Foto referencial

Domingo 12 de Noviembre 2017

El guaraní tiene una hermosa expresión que significa visitar a un enfermo: Jahá, ñañandú hasývape – vamos a “sentir” al enfermo. Lo mismo se dice cuando queremos invitar a alguien que nos dirija un pequeño discurso o nos haga una meditación: le decimos “habla, queremos ‘sentir’ tu espíritu”.

Escribo estas líneas en el Vaticano durante la visita que hacen los obispos de cada país cada ocho años. No es sólo un viaje para presentar informes y recibir orientaciones. Es sobre todo una visita para “sentir” cómo late el corazón de la Iglesia.

Y realmente he podido sentir durante estos días cuáles son las alegrías y penas del Papa y sus colaboradores cercanos. Sus corazones están con Dios y con el mundo entero. Desean que Cristo sea más conocido y amado; que los migrantes sean acogidos; que los cristianos laicos se involucren en las cuestiones del bien común, que en los asuntos más delicados busquemos respuestas juntos y discerniendo la voluntad del Dios, que la familia sea valorada, que el medio ambiente sea respetado. Para los pobres, el mismo Papa nos recordó las tres “t”: trabajo, techo y tierra. Es esto el sentir de la Iglesia. La Iglesia no se comprende si la vemos simplemente como una gran organización; a los ojos de la fe ella es el cuerpo de Cristo en cuya alma vive el Espíritu Santo.

En el Vaticano se percibe también con fuerza la dimensión de toda su historia. Aquí mismo fue martirizado y sepultado el apóstol Pedro, aquí numerosos mártires entregaron su vida por Cristo, su único bien. También hemos sentido el latir del corazón de ellos y todos los otros santos de Roma.

Aprendamos a sentir con la Iglesia y como ella – la fe no es simplemente cuestión de razonar bien, sino sobre todo un asunto del corazón. Y ¡qué bueno es saber que de ahora en adelante un hermoso mosaico de la Virgen de Caacupé nos representa en los jardines del Vaticano! Sobre esto, más en otra ocasión.

Mons. Guillermo Steckling

Autor Mons. Guillermo Steckling

Monseñor Steckling es obispo de la Diócesis de Ciudad del Este desde el año 2014. Nació el 23 de abril d 1947, en Verl (Alemania) y fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1974. Fue Consultor de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Antes de su nombramiento como obispo se desempeñaba como rector del Seminario Mayor de los misioneros Oblatos de María Inmaculada, en Asunción. Desde 1998 hasta 2010 fue superior general de los Misioneros Oblatos, en Roma. Actualmente es el Responsable de la Catequesis y de la Animación Bíblica de la Pastoral en Paraguay. Fue ordenado obispo el 21 de diciembre de 2014, en la Catedral San Blas de Ciudad del Este.