Caacupé: No tratar a la gente como basura descartable, y cuidar el medio ambiente

905
0
*
Lunes 05 de Diciembre 2016, 10:17 (Par) | Foto: Gentileza

Lunes 05 de Diciembre 2016, 10:17 (Par) | Foto: Gentileza

En el octavo día del novenario de la Virgen de Caacupé, Monseñor Pedro Jubineville, Obispo de San Pedro Apóstol reflexionó del tema “los jóvenes llamados a preservar la tierra y garantizar su fertilidad para las generaciones futuras”, así mismo pidió cuidar y respetar el medio ambiente y que no podemos tratar a la gente como basura descartable.

“Buenos días, en algunos momentos de esta reflexión les voy a pedir que repitamos juntos unos llamados a los jóvenes por que el tema que nos toca hoy es “la juventud y el medioambiente”, empezamos por saludar a los jóvenes de este tiempo, porque muchos de ellos son muy sensibles a la protección de la naturaleza y queremos alentarles en sus esfuerzos por una tierra más equilibrada y humana, también solemos lamentar que les estamos legando un medioambiente contaminado, desgastado, arruinado y esto es cierto, hoy debemos tomar el compromiso de acabar con la negación, no podemos escondernos, los problemas son muy serios, son muy serios acá en Paraguay, por más energía limpia que tengamos y algunas hectáreas de eucaliptales recién plantados, la deforestación ya desfiguró nuestro país, la basura nos está sumergiendo y estamos en un proceso acelerado de deterioro de los suelos y de contaminación del agua”, expresó el Obispo en la primera parte de su homilía.

Prosiguió “no podemos negar, no debemos negar, les invito a leer conmigo unos números de la encíclica del Papa Francisco “Laudato Si” que habla del medio ambiente, en el número 134, y entra de lleno y habla de los grandes cultivos transgénicos y reconoce si bien han ayudado en el progreso económico de algunos países, también han suscitado y dice el Papa , dificultades importantes que no deben ser relativizadas, una concentración de tierras productivas en manos de pocos, debido, – y ahí cita a los Obispos de Argentina en 2006 -, debido a la progresiva desaparición de pequeños productores que como consecuencia de pérdidas de las tierras explotadas se han visto obligados a retirarse de la producción directa, los más frágiles se convierten en trabajadores precarios y muchos empleados rurales terminan migrando a miserables asentamientos de las ciudades, la expansión de la frontera de sus cultivos arrasa con el complejo entramado de los ecosistemas, disminuye la diversidad productiva y afecta el presente y el futuro de las economías regionales, en varios países se advierte una tendencia al desarrollo de oligopolio en la producción de granos y otros productos necesarios para su cultivo y las dependencia se agrava si se piensa en la producción de granos estériles que terminaría obligando a los campesinos a comprarlos a empresas productoras”. Así habla el Papa Francisco, dijo.

El Obispo Cuestionó “que esto está pasando en Paraguay, pasa en San Pedro, y en otros departamentos”, – y agrega que – “un poquito antes de ese número, el Papa se acuerda de los Obispos del Paraguay y de un mensaje que los Obispos de Paraguay hicieron en 1983 ‘todo campesino tiene derecho natural a poseer un lote racional de tierra donde pueden establecer su hogar, trabajar para la subsistencia de su familia y tener seguridad de existencia, este derecho debe estar garantizado para que su ejercicio no sea ilusorio sino real lo cual significa que además del título de propiedad el campesino debe contar con medios de educación técnica, créditos seguros y comercialización, así dice el Papa, así hablaban nuestros obispos desde antes’.

Recordó así mismo que en “el mensaje central de la encíclica del Papa no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja, crisis socio ambiental”, – y que – “las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza. Este es el compromiso grande y difícil que nos presenta el Papa Francisco y él cuenta especialmente con los jóvenes” recordó.

En otro momento dijo “no podemos seguir consumiendo las riquezas del planeta como si fueran ilimitadas, no podemos seguir acumulando riquezas de manera tan desigual, no podemos seguir descartando recursos acumulando un inmenso basural y sobre todo, no podemos tratar a la gente como basura descartable”, “estamos invitados a celebrar la hermosura de la naturaleza y la belleza del corazón humano”,

De la reflexión del evangelio dijo que “es difícil llegar a Jesús porque hay mucha gente y también están las paredes y el techo de la casa, estas son construcciones humanas para proteger la vida, pero en este relato se transforma en barreras que impiden al enfermo acceder a Jesús, un poco como nuestra sociedad de producción masiva de mercados internacionales de alta tecnología, la hemos construido, decimos para vivir bien creyendo en la prosperidad y el desarrollo, ahora nos damos cuenta que causa mucha exclusión y daños ecológicos. Debemos hacer un boquete en el techo, en la pared y acceder de nuevo a la comunión y la salvación, debemos volver a aprender una cierta sencillez de vida, romper el esquema, debemos reconocer que la casa común no es solamente nuestra propia construcción que podemos manejar a nuestro antojo sino que la recibimos como un don Dios a administrar y cuidar” exhortó.

Por último, el Obispo mencionó del relato del evangelio que “hay un grupo de amigos que lleva un enfermo, luchan para acercarse y conseguir la salud, no se detienen, son imagen de nuestras organizaciones civiles que luchan por el bien común, muchas asociaciones, gremios, grupos de vecinos, saludamos hoy a todas las organizaciones que incluyen en sus objetivos el esfuerzo por conseguir la sanación de nuestra tierra y una economía más sostenible y solidaria, hay muchas, y nosotros debemos participar en esas organizaciones con nuestros intereses y talentos para ayudar a nuestra sociedad a ser más sana y más viva, este tipo de participación consiente y activa es la verdadera democracia, jóvenes, necesitamos su compromiso”, concluyó.